fbpx

Biopsia Testicular (TESE)

La ICSI con espermatozoides de origen testicular (TESE) permite ayudar a resolver casos de ausencia total de espermatozoides en el eyaculado (azoospermia). La azoospermia puede ser de origen obstructivo (como por ej. tras una vasectomía) o de origen secretor (varones cuyos testículos no producen espermatozoides o los producen de forma focal o marginal).

En estos varones una vez realizado un estudio completo que descarte alteraciones cromosómicas, puede realizarse una biopsia testicular y si se obtienen espermatozoides utilizarlos en una ICSI.

La técnica se realiza con anestesia local. Se realiza una pequeña incisión en el testículo y se obtiene una muestra de tejido testicular que el biólogo analiza para ver si hay espermatozoides. En el caso de encontrar espermatozoides se pueden emplear para una ICSI el mismo día de la punción folicular o pueden ser criopreservados para su uso en futuras punciones.

Para finalizar se dan unos puntos de material reabsorbible y el paciente se va a su casa tras un breve período de recuperación en la propia clínica.

En el postoperatorio se recomienda reposo relativo durante una semana. Las complicaciones son raras.